Parque Nacional Los Alerces

Naturaleza y aventura en el espectacular río Arrayanes del Parque Los Alerces

El río Arrayanes del Parque Nacional Los Alerces, es uno de los puntos más destacados de la región cordillerana. Se trata de un apasionante curso de agua turquesa que interconecta el Lago Verde, con el Futalaufquen. Es un río que serpentea en un marco natural único, y atrapa tanto a los senderistas, como a los ávidos contempladores de la biodiversidad. Conocé más en esta nota de Patagonia Andina.

Hombre parado en uno de los muelles del río Arrayanes.

El río Arrayanes y una intensa experiencia en el Parque Los Alerces

El río Arrayanes  es una de las maravillas naturales que se puede disfrutar en el Parque Nacional Los Alerces. Se trata de un apasionante curso de agua turquesa que une su naciente, el Lago Verde, con el Futalaufquen, donde desemboca con toda su belleza. Es una propuesta que atrapa tanto a senderistas como a los amantes de la naturaleza y los experiencias deportivas.

También te puede interesar

Glaciar Torrecillas, la joya colgante del Parque Nacional Los Alerces

Partiendo desde Esquel, el recorrido hasta el Río Arrayanes es un periplo en sí mismo; que inicia en la Ruta Nacional N°259, con la Cordillera de los Andes en el horizonte. Luego, por la Ruta Provincial N° 71 se adentra en el Parque Nacional Los Alerces; Patrimonio Mundial Natural de la Humanidad. Al llegar a la zona del Cerro Riscoso, pequeños tramos del Río Arrayanes se dejan descubrir, como trazos turquesa entre la vegetación.

El río Arrayanes, un manantial que moviliza los sentidos

Las aguas cristalinas del río Arrayanes, despliega un insondable cúmulo de riquezas naturales a lo largo de sus cinco kilómetros de recorrido. Desde el mítico puente colgante “La Pasarela”, que lo atraviesa longitudinalmente; se puede admirar la rica biodiversidad que habita en sus profundidades.

Pasarela del río Arrayanes.

Este río y sus costas, generosos en colorida biodiversidad, invitan a los visitantes a sumergirse en avistajes sin tiempo. Desde hace algunos años, sólo está permitida la navegación a remo; como una forma de priorizar el cuidado de las márgenes del río y el silencio como una manera de vincularse con el paisaje de manera responsable y armoniosa.

La aventura náutica en kayak o “gomón” es la más elegida por los viajeros. Esta actividad pone a prueba la percepción de los sentidos, embebiendo al visitante de la experiencia misma de las aguas cristalinas que se dejan llevar entre arrayanes.

La espectacular flora que adorna el río

En sus costas, el río Arrayanes es abrazado por numerosas especies. Entre las que se destaca el arrayán rojo o palo colorado: árbol bautizado por colonizadores españoles, en virtud de la semejanza de sus flores con las del arrayán europeo. Esta especie, además de darle su nombre al río, con sus flores blancas pinta el paisaje, envolviendo a los visitantes en un marco escenográfico imponente.

Dos personas en kayak en el río Arrayanes.

Además también se pueden observar especies de coihues, maitenes, cipreses, radales y lauras; que nutren de rica biodiversidad este bosque mixto del Parque Nacional Los Alerces.

En las aguas transparentes, la atención de los visitantes es capturada al instante por el incesante zigzagueo de las truchas. El aire, en tanto, se llena de aves que encuentran su lugar en este sector, no sólo por la tranquilidad sino también por la disposición del alimento que el bosque provee. Se impone el cántico del activo chucao, que habitualmente se esconde entre la vegetación.

Hábitat de diversas especies autóctonas

Algunas especies características del bosque, como el monito del monte, el pudú pudú, el gato huiña o el huemul; suelen rehuir a la presencia humana. “Quizás sean ellos quienes nos están observando desde la protección que les brinda el bosque”, aventura una conocedora del lugar, invitando a creer en la magia de un equilibrio natural, que se autorregula majestuosamente.

También te puede interesar

Sorpresivo hallazgo en el Parque Nacional Los Alerces

Cada año, principalmente en verano, parejas, familias, viajeros con mochilas grandes y amantes de los deportes en la naturaleza y el turismo sustentable eligen el río Arrayanes. Hay que buscar las razones en su fastuoso paisaje y el alto nivel de conservación que le brinda su pertenencia al Parque Nacional Los Alerces.